Barcelona, una ciutat que inspira | Ajuntament de Barcelona
skyline-barcelona-banner.gif

Mi nombre es ninguno: Encuentro con Liniers

La verborrea incontrolable de Liniers, como buen argentino, nos recuerda a los mejores momentos cómicos de Terence Hill. Explosivo, amante del futbol e irrevenrente, Liniers utiliza el cómic como vía de escape… es más barato que ir al psicoanalista, y encima le pagan por ello.

El niño que se quedaba triste en el patio porque nadie lo quería en su equipo de futbol se desahogó dibujando cómic, lo que más tarde se convertiría en su profesión. Hay que destacar que Liniers ha hecho una encendida defensa de los pobres niños a los que nadie escoje en el patio… siempre pueden llegar a ser dibujantes de cómic. Músico frustado enganchado al subidon de adrenalina que da el escenario, ha encontrado la manera de sobrellevar esta adicción actuando junto al músico Kevin Johansen, pero como él mismo ha confesado para deleite de sus fans, todo forma parte de un plan maquiavélico para echar a Kevin del escenario y llevarse él todos los aplausos.

De la mano de su adorada Maitena llegó al periodico La Nación donde empezó a dibujar Macanudo, como el dice: de dibujar pingüinitos a tratar de tu a tu a Picasso. Y de ahí al mundo entero. Dibujándose a sí mismo como un conejo, ha creado cuadernos de viaje con un humor autoreferente reconocido a nivel internacional. Liniers es una mente inquieta que no para ni un segundo y aún tiene pendientes cientos de proyectos, miles... El de Liniers ha sido un encuentro plagado de carcajadas que hubiera reir incluso a Bud Spencer.

14/04/2013
1679 visites



© 2006 FICOMIC | Palau, 4 | 08002 Barcelona (España) | ficomic@ficomic.com